Recorremos las páginas del libro Be Social y nos adentramos en las vidas de treinta jóvenes, procedentes de los cinco continentes, que han sido reconocidos por sus iniciativas sociales y su liderazgo como agentes de cambio en sus respectivas comunidades.

A través de este título, todos nos brindan un testimonio sincero, mientras comparten con nosotros sus desafíos y retos desde el compromiso que les une a sus proyectos y que les hace únicos. Porque comprobamos a través de sus iniciativas, que, al margen de su lugar de procedencia, todos ellos comparten el ADN de los “nativos sociales”, esas personas que destacan por un perfil diferente, más sensible hacia las necesidades que se presentan en su entorno, y comprometidos con el progreso social. Son jóvenes que han crecido con un espíritu realista que, de alguna manera, les hace más permeables a lo que sucede en su entorno. Además, se trata de generaciones completamente contactadas con el mundo porque han crecido en pleno auge de las nuevas tecnologías y ese es su lenguaje.

⇒ Lee aquí el artículo completo publicado en RRHH Digital.