Gracias a su equilibrio entre lo artesanal y lo exclusivo, los diseños de Assaad Awad han conquistado a numerosas celebrities y diseñadores de primer nivel.

Esta primera semana de noviembre nos ha traído el frío y las inevitables tardes sin luz. Pero también ha visto nacer la nueva marca del diseñador Assaad Awad que, tras haber colaborado con grandes firmas de moda y diversas estrellas de la música, ha presentado su primera colección como diseñador español.

Y digo como diseñador español porque, a pesar de su origen libanés, la incursión de Assaad en el complejo mundo de la moda se ha desarrollado aquí, en España. Concretamente en Madrid, en su atelier del barrio de Lavapiés.

Bajo la marca AWAD MADRID, Assaad ha presentado su universo fetichista a base de bolsos y accesorios. En él, se mantiene la sobriedad innata de sus diseños y, sobre todo, esa esencia handmade a la que nos tenía acostumbrados. Me reafirmo, ese toque artesanal es extraordinario.

¿Qué es si no el lujo? Lo descubrimos…

Del Líbano a Lavapiés… ¿cómo llegaste a Madrid?

Vine a Madrid por casualidad, me enamoré y por eso me quedé. Cuando llegué no tenía nada que ver con el mundo de la moda. De hecho, mi pasión como diseñador nació aquí.

Antes de tener tu propia firma trabajaste muchos años en publicidad, ¿cuál fue el detonante que te llevó a cambiar la agencia por el taller?

No fue una cosa planeada, simplemente surgió. De repente fue como una llamada, una vocación interior que sale y explota. Comencé a probar cosas, investigar materiales y formas, sin tener muy claro a dónde iba, pero el camino ha ido labrándose con la experiencia. Ha sido una evolución muy natural.

¿Cómo ves la industria de la moda en España?

En España no hay industria ni tradición en este sector, a diferencia de lo que ocurre en otros países. En Francia, por ejemplo, la moda está incluso protegida, ya que la consideran un bien nacional. Es probable que en otro sitio me hubiera sido más fácil, pero eso no me echa para atrás, todo lo contrario. En un mundo globalizado como el de hoy se puede estar en cualquier sitio y acceder a todo el mundo. El sector de la moda también está saturado, necesita renovación y siempre está buscando talentos que pueden surgir de cualquier sitio.

¿Tiene Madrid algo que envidiar a París o Nueva York?

Sobre todo la industria y en muchos casos la profesionalidad con la que se trabaja en esos sitios, ya que hay una cultura de la moda mucho más arraigada que en España. Pero Madrid tiene otras ventajas como el buen tiempo, la gente y el ritmo de vida relajado. Eso es esencial para mí, para poder estar desconectado y crear.

Marca recién renovada, ¿por qué el paso de tu nombre de pila a AWAD MADRID?

Mi objetivo era simplificar la marca para las líneas más comerciales y dejar el nombre en AWAD MADRID. Quería que el nombre de la marca estuviera asociado a esta ciudad que me acogió, que me gusta tanto y que está tan necesitada de un lavado de imagen. Es necesario que se transmita fuera lo que de verdad es, una ciudad moderna y cosmopolita, pero con un importante componente de autenticidad. Mi nombre seguirá asociado a la marca para las líneas más premium y piezas menos comerciales.

AWAD MADRID es, según tu propio claim, Extraordinary Fashion & Accessories, ¿en qué radica lo extraordinario de tus diseños?

No soy nada conformista, me gusta investigar y crear cosas nuevas. Experimento con las formas, los materiales, la funcionalidad… Mis piezas no siguen una tendencia, son atemporales. No quiero que alguien que lleve un bolso de AWAD esté controlado por la tendencia, sino que se establezca una relación única entre su personalidad y ese objeto… Que le haga sentirse especial.

Google asocia tu nombre al de Lady Gaga, ¿crees que te está beneficiando?

Siempre hay un turning point en la vida de una marca, algún evento que hace que ésta destaque y se dispare. El mío fue la colaboración con Lady Gaga y nunca voy a poder separarme de eso. Tiene sus cosas buenas y otras no tanto, pero es inevitable. Lady Gaga se puede asociar a AWAD por el hecho de que siempre hay piezas experimentales saliendo de mi taller, porque me gusta diseñar con materiales nunca o poco vistos en el mundo de la moda, como el vestido de virutas de madera, que fueron cortadas a mano por un carpintero de Asturias que utiliza una técnica casi en extinción.

También Madonna, en su performance de la SuperBowl en 2012, se dejó conquistar por tus accesorios. Aunque todos sabemos que tu verdadera musa es Rossy de Palma, ¿qué te ha conquistado de ella?              

Es una de esas personas únicas en el mundo que, cuando las ves, te transmiten una energía tan buena que te ponen la creatividad a mil. Admiro mucho lo polifacética que es: actriz, modelo, musa y, sobre todo, generosa y muy, muy buena persona. Lo tiene todo y además destaca en todo.

Te hemos escuchado decir que “en un mundo donde todo es un copy paste, es necesaria una vuelta a lo artesanal”, ¿cómo se plantean estos procesos en una marca que no hace más que crecer?

Luchamos por producir un producto de lujo, hecho a mano, en España, y diseñado con todo el cariño del mundo. En un principio producía todo en mi taller, pero al ir creciendo la marca he tenido que buscar externalizar la producción. Entonces, me di cuenta de que en España había muy buenos artesanos y, aunque mucha gente no lo sabe, aquí se producen muchos productos de piel para las principales firmas de lujo.

¿Cuál es tu material fetiche?

Sin ninguna duda la piel.

¿Crees que lujo y cuero pueden ir de la mano?

No es que crea que puedan ir de la mano, es que creo que van irremediablemente juntos. La piel es el diamante de los accesorios. Si lo piensas, los productos de piel de calidad son duraderos, atemporales y encarnan perfectamente lo que es el lujo. Algunas de las marcas de referencia en lujo como Hermès o Vuitton empezaron fabricando aperos de caballo y maletas, y han construido su imperio sobre los productos de piel.

¿Y esta pasión por los productos de lujo tiene algo que ver con tus orígenes?

Hay una cultura muy rica en Oriente Medio. Me interesan mis antepasados fenicios, que fueron los grandes comerciantes de la antigüedad y los primeros en comerciar con objetos de lujo.

Una entrevista mítica en tu carrera es la que ofreciste a El País. En ella afirmabas que “todo lo que es fuerte y llamativo es sexual”. ¿Qué componente sexual tienen tus diseños?

Cuando diseño no estoy pensando en nada sexual, pero es cierto que luego mis piezas suelen recordar a objetos fetichistas y cosas relacionadas con el sexo. No lo hago a propósito, supongo que será algo del inconsciente. Yo diseño para una mujer poderosa y dominante y para un hombre fuerte y seguro de sí mismo, quizás de ahí venga todo. Todas las personas quieren ser sexy, cada uno a su manera, por lo que todo se basa en atraer o causar rechazo. La sociedad funciona así, todo es marcar territorio, todo es sexual. Absolutamente todo.

Y ahora que la nueva colección de AWAD, Secrets, acaba de ver la luz, ¿qué retos quedan pendientes?

Me encantaría montar una escuela para formar a artesanos que trabajen la piel. En España hay una gran tradición que se está perdiendo por falta de recambio y poco apoyo institucional. No quiero que muera la técnica y el savoir-faire.

Assaad nos deja atónitos con su manejo del cuero. Entre martillos, tintas y utensilios de nombres y formas indescriptibles, su sola presencia, ordenada y dura, habla por sí misma. Assaad Awad es artesanía y lujo.

Awad01 Awad02 Awad04 Awad04 Awad05 Awad05

Fotos: Sofía Royo

La elección de Assaad

Localización: Atelier AWAD MADRID (Calle Buenavista, 16 – 28012 Madrid)

Polo y mono de trabajo: AWAD MADRID